4 mar. 2009

Primauté de Parole

Se presentó ante mí con figura de sequía. De escasez de agua, más no de falta de vida.
Se mantuvo inerte, intacta, musicalizada por sensaciones certeras y bruscas, tan bruscas que dejaron las palabras sofocadas, tendidas letras arriba.
Las miré indiferente, las removí suplicante, las guardé esperanzada.
Hoy en caída libre de histeria, de comportamiento y de huida me encuentro deletreando un deseo incontenible de trazar sonidos, de dibujar historias, colorear ideas y matizar notas suspensas que encuentren tus ojos, y los de él, y los suyos y los de aquél que observan descifrando la simpleza de mi sequía.
Tal vez con las ramas secas que me quedan debiera prender la hoguera para que arda desafiante mi risa que acumula estas palabras vagas y altaneras.
Tras cerrar los ojos un momento y trazar pinceladas cautivas, libero la sonrisa y claridad que me permita, a partir de ahora, volver al vicio de las letras.

**La Maga**

1 comentario:

Bernie Boy dijo...

Quizá cuando hay sequía de palabras es porque hay plenitud de vivencias, que hoy que las palabras regresan, sea porque los instantes se desbordan.

Te quiero molto.