27 sept. 2008

Couleur de Rose


Fue el vestido rosa tapujo exacto en disimulo de la sangre tempestuosa que fluyó embistiendo contra la resurrección de memorias y rencores encarnados en la ausencia de ignorancia.
¿Qué veías a través de los cristales que repasaban el deslice rosa y vertical?
El rasguño de tu espalda fue transparencia de mi odio apasionado, de comunión perfecta, de silencio suspenso. Enamoramiento empírico.
¿Qué sentías recorriendo anhelos desnudos en ambiente rosa y corporal?
Renovación dubitativa la que se muestra en realidad alucinante del pasado, para bien y para mal, en fusión de rayuela y raciocinio mediático.
¿Qué buscabas con el deslice penetrante del séptimo capítulo Cortazar?
Acusaciones falsas. No eres tú. No soy yo. Es el ente indescriptible que renace entre esta conexión sui generis de vasta conmoción.
¿Qué sentenciaste cuando expresé deseos rosados?



**La Maga**

3 sept. 2008

Je te dis la vérité



Quelques fois je pense à l’histoire que nous vivons.
Tu m’as demandé, qu’est-ce que tu as pensé?
Tout le temps j’écoute l’orage de ton cerveau, la question de notre amour, le mensonge de ton parole.
Notre manière de commencer est-là.
Où ?
Dans l’espérance de la journée d’hier, de l’amour d’un à sept et de la menace de rien.

**La Maga**

20 ago. 2008

Mitología Roja



Existió una conclusión sonora que bifurcó historias.
Mitología que se encarna en burbujas plásticas.
La velocidad del miedo que transporta grabados de memorias.
Solemne entierro de conexión sinfónica.
Sonrisa cristalizada en hipoteca helada.
Pasado inmerso en presente manso.
Repaso alegre de fluido difuminado.


*La Maga*

18 jul. 2008

Augurio de la carne decrépita


No existen grandes diferencias pues todos pueden ser compatibles en el momento en que las piernas se abren, se aspiran lo peces de la boca, se aferran las manos a la agonía de las redes, se inventan palabras de miel y azúcar, se recorren las células muertas, se adivinan los espasmos placenteros, se sonríe estúpidamente en escena, se funden lentamente en ternura aparente y se concluye en entrelazo de perfecto delirio putrefacto.

Qué hermosa es la consciencia y qué perra es la compatibilidad múltiple.

Qué suciedad embargan mis huellas dactilares, me doy cuenta cuando observo que hoy he decidido escurrirme asquerosamente y que las visiones ateas y embargadas de gangrena se retuercen a mis pies tras mi desencanto.

Dulce vicio de alcohol franco, de tabaco crudo, de heroína brava.


La Maga**


14 jul. 2008

Veces sin Pausa



Existen veces que me envuelven tus alas negras y tu sonrisa amarga de mirada angelical y entonces desvanezco en tu regazo emancipado de toda sensación cercana a la alegría con tus manos vaporosas de lluvia caída y desfallezco en palabras anímicamente entrecortadas que se elevan y se mezclan en aceite y descubro que quiero encontrarme con tus ojos de vampira para convertirme en polvo y entonar delicadamente todas las melodías solubles en sangre que se encuentran entrelazadas con estas sensaciones endemoniadas tan bien conocidas por tu cabellera de noche que teje redes húmedas enamoradas de mi corazón inerte rodeado de arterias en sequía congelada de tu más profunda pasión intensa eróticamente penetrante y sin pausas como este texto árido que se encuentra en desmayo congelado con hielo de tu ártico insensible y titiritero que mueve estos hilos con sarcástica dulzura de comparación creciente entre mi mística de alegría ambulante y mis días de avalancha y de tormenta de lluvia ácida y pulmones disecados en transpiración constante con ganas de dormir eternamente en lecho de plumas y seda caliente como analgésico de las sensaciones hirientes que tan bien tienden a reproducir tus eternos pasos en mi mente confusa y divergente a mis días de hada y tan cercanos a mis noches de sequía amarga que carcome cada célula espiritual y sumerge entre corales y arrecifes encantados mi felicidad enamoradiza que hoy permanece tan ajena a mis ojos y que intenta reflejarse en tu mirada vana y robar mi espiritualidad encapsulada para significar este desconsuelo que avanza sin pausas.

La Maga**

29 jun. 2008

Femme de la Nuit





Porte altivo de ojos hipnóticos danzantes de gracia con paso de tacón, de sonrisa mística envolvente en copos de nieve, de frío delicado, de calidez flamenca.

Apariencia soberbia de princesa helada, de hechicera oculta en rastros de niña, de destellos venenosos y anzuelo mortífero de sultana oscura, de maleficios fatales que surgen de su copla.

Misticismo nebuloso de imposible lectura, traslúcida en reflejos tibios en alfa de profundas pretensiones, sensaciones, amores y pasiones; en suspiros de metamorfosis a gemidos ligeros de intensidad creciente, de araño sangrante y dulce, de penetración ilusoria en desafíos de estrofa: la vida, la muerte, la eternidad.

Acordes de música en caricias rítmicas, espalda que finge ser traste, cadera vestida a modo de caja de resonancia, cabello de cuerdas y manos de poeta dibujando notas que se escurren sigilosas en pisadas armónicas, en cavidad mágica de humedad tersa donde resbalan sonatas nocturnas de germinación vaporosa.

Figura imperiosa derrocada, fundida en abismales dimensiones de detonación enérgica, de sensualidad musicalizada en castañuelas, de trovas lastimeras en erotismo alucinógeno, de pasiones enamoradas en francés-Cortazar.

Dama camaleónica de hielo en desmayo eterno de fugaz reencuentro enamorado.


La Maga**


23 jun. 2008

...Fairy Tale...



Je te peux dire que je suis une fille qui voudrait être fée
La forêt est une maison jolie et l’orage chante une chanson pour amuser mes jours.
Les nuages jouent avec les souvenirs de mes histoires de princesse et le ciel est une fenêtre pour tous mes amis.
Mais une fée se sent morte parce que sans amour la magie n’existe pas.
Alors, voler avec mes belles ailes pour te trouver.


La Maga**

20 jun. 2008

...C'est ta Faute...


…Yeux d’eau…
….Cœur en cendres…
…Amour de sable…
…Yeux comme fenêtre…
…Mes mains aiment tes lèvres…
…Rendez-vous avec ton prénom…
…J’aime la vue sur ta maison…
…Tu voudrais téléphoner à mes désirs…
…Je te demande : Qu’est-ce que tu vas leur dire?...
…Tu ne dormis plus…
…Est-ce que tu joues ?...
…Une lune pour danser !...
...S’il vous plaît…

La Maga**


18 jun. 2008

...Un Cercle Fermé, Un baiser Ouvert...


De forma inesperada se conjugaron las miradas, los segundos de duda se fusionaron con el deseo imperioso de un lazo que hasta ahora se muestra inquebrantable, todas las palabras fueron inefables y atentos al discurso se transportaron a tierra lejana, a dimensión metafísica donde ella siente que sus piernas vibran, que se fundo en él mismo, que por segundos cruza aquel puente ahora levadizo.

Y sus palabras se remontan en alas de la verdad y en plena conciencia ella sonríe por que entiende que la historia no puede vivirse entre almas extrañas y ajenas. Ella entonces lo lee y se remonta a calles grises de Londres y París repasando historias casi literarias y la felicidad es perpetua y se aparta de cualquier expresión ajena por que en el humilde prado que en edén fue transformado ella lo encontró transparente y en ambiente de sabio círculo cerrado enamorado.

En los instantes de fugaz colapso se mostró milagroso el poder del dios perfecto que con hermosos sucesos esporádicos conjugó emociones, risas y declaraciones en instante destilado vestido en lluvia para que a partir de entonces no encuentren en analogía su corazón llorando.

Ella no ha confesado que su cuerpo tenía deseo de la memoria de los brazos, del olfato, del filtro enamorado; ni que cada partícula cósmica de espiritual esencia se volcaba honesta en el reconocimiento abstracto. Por que es así, todavía encuentra pertenencia de su existencia a su nombre italiano.

Clímax de lo incierto, orgasmo del pasado, éxtasis del tomo consumado en contacto robado, sustraído con descaro que ella ha perpetuado en minutos finitos en memoria, en uno, en noexistepalabra calificativa, en dos, corazón desaforado, tres, abrazo delicado e insensato, en cuatro, estiramiento inútil del tiempo precipitado, en cinco, remiendo de beso sacro, seis, Sinatra cantando, sept, en francés y con sortilegio de encanto.

La Maga**

17 jun. 2008

Livre II


…Hier tu as été ciel…
…J’ai été nuage….
…Hier mon cœur a chanté une chanson…
…Alors, nous n’aimons pas la confusion…
…Je t’ai donné mon sourire…
…Tu m’as ouvert tes lèvres…

La Maga**

15 jun. 2008

En ciertas ocasiones no hay lugar para decidir....

....porque simplemente hace tiempo que decidimos.


De Sr. Javier para La Maga**

14 jun. 2008

Secuela Musical Alucinógena


Podemos leer tu mente difusa y adivinar el pensamiento de convertirte en viento, en cristales infinitos que navegan y se pierden en paraísos de hielo.

Ting, ting, ting hacen los cristales que surgen en los poros y se levantan imperiosos, delicados y volátiles sobre cada pensamiento alado y entonces se dispersan y aterrizan en París.

De reojo vislumbran el club de la serpiente y bajo Les amouroux du Havre se vuelven lluvia y gotean tuc, tuc, tuc sobre el cabello de La Maga quien voltea y canta Mon amour t'en fais pas...

Y bajo una nueva oleada los vidrios transparentes se levantan dinámicos sobre montañas mestizas con rostros dolientes y resuena su voz entre algún capítulo perdido …es que es más fácil hablar de tristeza…

Se transfiguran, ya no queda transparencia bajo las tonalidades marrón de los granos de café y ya es mi pensamiento mi mano que toma un puñado y lo esparce sobre tu espalda blanca, violín que solloza y karma.

Trin, trin. Como tú.

Grano que metamorfosea en cenizas une pièce sans fenêtre avec vue sur mes pieds, ceniza soluble en agua y agua corrosiva de lluvia ácida clan, clan, clan y do menor. Que aburrimiento el polvo hasta tomar forma humana de pareja de tango, de amouroux du havre, y entonces i’m your princess for a night, maybe forever, we were dancers in the rain and it still remains.

Just a sunny day in Paris… antes de dejar de bailar con los brazos entrelazados bajo el aire que ya no sabe amargo para que entonces tu tímpano atento sonría cuando de mi boca surgen palabras vagas en francés imperfecto…mais je suis nuage… y me disuelvo en tus manos como delicado polvo blanco que se eleva a contraluz en torbellino claro de alcatraces difusos de polen alucinógeno y paredes cándidas con siluetas en caravana franca.

Nube espléndida de tormenta que encarna en opio aspirado en ritual sagrado entre serpientes y rostros indios de colores y penetración perfecta de tus, sus, mis pensamientos vagos, enamorados, generados bajo cuerdas y esplendor de la lluvia delicada, opio sagrado, sacra aspiración bendita de mi esencia de humo.

Humo escandalizado en flor de estación que pierde la razón bajo las primeras luces de octubre, humo que retorna a su forma de viento, hielos y cristales, ting, ting, ting, tuc, tuc, tuc, trin, trin; conexión cíclica en ojos de mar verde profundo, impenetrable y brillante de mundo congelado en copo de nieve.

Podemos leer tu mente divergente que acompaña a la nieve hacia los polos nuevamente en bifurcación perfecta y media de reloj de arena. Arena dorada de destello cósmico, arquetípica de mis profundas pretensiones, sensaciones ajenas a toda tu configuración de célula muerta.

Después del viaje de alucinaciones quiméricas te encontramos abierta a tu espiritualidad inmensa para desmenuzar tu esencia en materia armónica de cristal, de lluvia, de café, de nube, de opio, de sonidos y melodía. Al final sólo de pura-hermosa convergencia perfecta.

La Maga**

13 jun. 2008

De Cristal con Hipoteca


Hoy comienzo a entender por que me quedo dormida todo el día. Ya no me levanto puntualmente a las siete. Y el baño me sabe a monotonía.

Me pregunto casualmente si será que tienes nombre de estrella fugaz.

Hoy tengo un castillo de cristal amueblado con recuerdos; tiene la misma forma que aquella burbuja impenetrable que me rodea. Misma burbuja que se transparentó un poco después de To Sheila.

Hoy la sonrisa es efímera y si se asoma transitoria te regala mi humanidad que no se muestra con tanta hechicería.

Tal vez si soy magia, pero magia inalcanzable, ajena de mis manos tanto como de las tuyas. Alma impenetrable.

Hoy sabe amargo el chocolate.

Fluido honesto, dulce y de cariño eterno.

¿Se difumina?

La Maga**

Une histoire n’est pas spéciale...

...quand tu la répètes avec n’importe lequel.

La Maga**

12 jun. 2008

Une lettre pour une personne raisonnable


Te diré yo lo que no escucharás ni de su boca ni de sus manos.


Se alejó por que antes nunca se fue por completo, por que durante días y meses siguió delicadamente cada uno de tus pasos, como sombra, como ángel guardián, sin que tú lo notaras o supieras.


Antes se alejó por que tú se lo pediste y se mantuvo al margen reflejando señales a las que tú pudieras dar lectura.


Hace unos días decidió que se alejaba por que se descubrió ya sepultada, y los muertos sólo deben permanecer en el cementerio o en el cielo si se tiene un poco más de fe.


Se alejó por que descubrió que le dolía y sólo paleaba el dolor ese sentido que tiene de justicia.


Se alejó por que entendió que esperar no tiene sentido cuando no se sabe que se espera.


Concentró toda su energía – y así se lo dijo su arquetipo mayor – en despegar sus ojos de tu vuelo para entonces, sólo así, vivir la evolución aquella de la que se jacta y no ha logrado siquiera comenzar.


Y durante el breve lapso que duró su au revoir se encontró mintiendo a su coeur en francés, repitiéndose a lo largo de los día el diálogo eterno, una, dos, tres veces en todas sus versiones, en todos los escenarios, en cada postura:
-(Ton prénom), m’aimes-tu?
-Pour toujours.
-Sept.


Después del desvarío se vislumbró envuelta de respuestas y preguntas, pero en general: ¿A ti te produce nauseas la incertidumbre? A ella se las produce la verdad; así, la misma, con todo y la fuerza para cargar al mundo y para recitar una poesía con miles de versos; con la misma sonrisa –hoy mueca- de abra cadabra y te saca del sombrero.

Eso era hace unos días, tal vez olvidaste que esta ciudad es pequeña y yo te diré lo que no te dirá nunca:
-Es que no se…
-Si, dime…

Y entonces fatalidad. Golpeó tu recuerdo con los puños, mil veces, llena de odio y de dolor, como Aurora, con la misma intensidad con la que vidas atrás te dijo Je ne t’aime plus… je t’AIME. Es que entonces descubrió, una vez más, que la suplantación no viene de un alma por otra, viene de la prostitución de las reliquias, de usar las mismas palabras, las mismas formas, quien sabe tal vez hasta la misma música, los mismos nombres, la misma magia que pensó que era única, de ustedes dos, la que guardo en el cofre protegido por flores y siete picas. Y piensa: dale más tiempo y quizá hasta el mismo número.


Yo, que hoy vengo a contarte lo que no te dirá nunca, la he visto primero en el cuarto de servicio rodeada de cajas como muñeca fea, después confundiendo lágrimas con agua que gotea sobre su cabeza.


Y piensa, por que razona que la confusión todavía se viste de esperanza, justo por que no se tiene certeza de nada, todavía puede esperarse por que se tienen por lo menos dos opciones. Pero después de la verdad ya no queda nada. Que placer la confusión.


Antes se alejó para convertirse en fénix, hoy se alejó por el sentimiento quejoso de la alevosía al pasado y al amor.

Te lo digo yo, La Maga**

9 jun. 2008

Mon cœur m'a dit


…Le cœur m’a demandé : Hier j’ai rêvé qu’il était ici. Est-ce que tu penses encore à lui ?...
…Non. Je lui ai dit…
…Et il réplique : Moi aussi…

La Maga**

Maga:



Todavía no comprendes, o comprendes pero no quieres entender que nunca podrás transitar de manera independiente sin implicaciones directas sobre otros caminantes.

Los caminos jamás se bifurcan completamente; por el contrario permanecen enlazados a través de mágicos encantos rodeados de posibilidades y deseos y tu corazón adquiere responsabilidades también frente a las sombras que te rodean y se alimentan de aquel lazo que une divergentes.

Todavía no quieres entender que tu humanidad y la de ellos requiere las palabras, ustedes se alimentan de su transparencia y su sentido lógico matemático; no quieres reconocer que la magia a la que atribuyes cada acontecimiento mediático converge con tu condición humana, de Maga-Talita.

Tienes que repetirte con voz clara cada premisa y no esperar a encontrarte arrodillada frente a retazos de corazones marrones, desteñidos y opacados por tus destellos incontenibles vestidos de burbujas pequeñitas e ilegibles.

La perfección no puede conquistarse sólo con hechizos, tampoco sólo con racionalidad.

Se te ha mostrado claramente que tus decisiones vestidas de amor propio sólo adquieren su pureza innata si mezclas delicadamente letras directas con tu alma desnuda y polvo cósmico fantástico.

En este momento das cuenta que te cubres de incoherencia luchando incansable y desinteresadamente por almas dispersas cuando en un principio no reparas en aquellas que te miran suplicantes y vestidas de vulnerabilidad.

Entiende de una vez que no es necesario el lamento, tendrás que dormir los ojos now there’s fear again, aspirar cada partícula volátil del ambiente, despedir el aliento fresco y en reconciliación para entonces sonreír y repasar estas palabras tuyas que te aleccionan delicada e imperiosamente.

Hoy tienes que entender que serás magia cuando logres conjugarte con las sombras humanas en franca lucidez de tus anhelos y pretensiones.


La Maga**

5 jun. 2008

Bajo el Efecto Chocolate


Un vacío en comprensión, mi pecho canta una sola canción que dice sola, un minuto, dos, sola.

El polvo con viento que transpira pretensión, renovada reivindicación, reclamación que canta sola, embriagada sólo de ficción, sola.

Lágrimas de refrescada condición, un francés adiós, suspirada posición que canta sola, en mi cuarto vacío pienso en ti, sola y miro el reloj, sola.

Endeble sensación, firme decisión, telarañas tejiendo el corazón que canta sola, un día o dos, sola.

Altanera perversión, delicados sueños de rencor, tu imagen corrosiva se esfumó, piernas largas en respiro y cantan sola, se columpian mis piernas al sol, sola.

Sangrante evocación cuenta cinco, seis, ocho, sin agosto que canta sola, un beso o dos, sola.

Futuro emancipado de tu resurrección, arrancando tu esencia con pasión que canta sola, pisadas tuyas en mi corazón, sola.

Desterrado tu burdo corazón, exiliado vitalicio de la Place de la Concorde parce que Nancy est morte, y canta sola, el alma se me va y en la cama la empiezo a buscar, sola.

Fumando la época de evolución, incinerando el amor y la pasión, respirando mi medio corazón que entona sola, crece mi ansiedad, sola; subsistencia fénix sans ton prénom, remiendo de mi vida en el sillón que canta sola, el tiempo que pasa, sola, existencia trascendente de liberación que canta sola, el tiempo que mata, sola, tu n’existes pas, ya no queda nada y sigo yo sola.

La Maga**

2 jun. 2008

Mon Petit Adieu Définitif


...Je suis venu par dernière fois...
...Ce moment m'a dit que je suis mort...
...Tu peux profiter de ta liberté et ton amour...
...Et tu peux dire que c'était mon desicion...
...Je sais que ma vie est très loin...
...Je t'aime...
...Mais je sais que c'est le temps pour dire au revoir...
La Maga**

1 jun. 2008

Camaleónica


Camaleónica. Camaleón que escupe palabras que perdieron la simpleza extraordinaria que tanto tiempo atrás fue maravilla de lo auténtico, de relación estrecha y ahora transformada en vínculo soluble en agua.

La sentencia ya empieza a asimilarse, entendiendo que el pasado es pasado tan estático como la imagen en blanco y negro que todavía, esperanzada, se mantiene en el espejo.

Todavía algunas veces las letras de consuelo y complicidad se alzan en la memoria, así como todos los secretos desenmascarados y el arroz japonés.

Todavía se perciben los arañazos en el muro que ahora se alza impetuoso impidiendo renovar el lazo; y son sólo los restos del intento desesperado de seguir formando parte de la historia para no convertirse en una letra desgastada impresa sólo en una página.

Se agotaron las opciones y ya sólo se percibe como un personaje memorable, querido y hoy difuso, ajeno e impenetrable.

Camaleónica. Camaleón que derrama lágrimas nostálgicas que sucumben al paso del camino incierto.

La Maga**

30 may. 2008

Comienza el Final


Hoy el aire sabe amargo. Los sesenta segundos del minuto gotean sobre mi cabeza.
Cada tic tac trae consigo un eco que se dispersa en el espacio. El que antes ocupabas tú.

Hoy todo me queda grande. Sobran sillas, espacio en el sillón, peldaños en la escalera, espacio en el baño, almohadas en la cama, la mitad de la comida, música en la fiesta, la mitad de la cerveza, las dos horas de película, el carro tiene un asiento de más, sobran mis tiempos libres.

Todo está impregnado de ti. Yo ahora vivo a la mitad.
Las noches me atormentan con el ardor de mi decisión. Y la luna mira sigilosa.
Espera ver acciones retroactivas.
Estoy intentando detener el virus degenerativo que amenazaba con peligro de muerte.
365 por 3 veces las que juro que las paredes negras me asfixian mientras me busco entre los escombros.
Estas huellas dactilares mías están sangrando sobre el cuerpo inerte de mi sueño desmayado.
La página en blanco ya no me da confianza.
Y no me queda ahora más que encender tu veladora frente a nuestra lápida. Aquella que construirán muy grande, suficiente para dos cuerpos.
Todo es absurdo, el argumento más lógico es bufón de mis sensaciones.
Y las paredes se siguen acercando.
Hoy ocultar la cara entre las manos es resultado de la impotencia de los abrazos.
No quiero que el tiempo haga amarillas esas páginas pasadas.
Temo lo ilegible del presente.

¿Cuándo?
¿En qué momento?

Cada beso prisionero escapa de la mano del suspiro. Uno por segundo.
¿Dónde está el camino amarillo? ¿Dónde quedó la flor azul?
En un acto de prevención y curación corté mis alas de hada. Y se cayeron las tuyas.

¿Volveremos a sacar la espada de la piedra?

¿Dónde te vuelvo a encontrar?

Puntos suspensivos.

III


Y mis oídos crisparon de dolor mientras escuchaban atentamente la crónica de sucesos posteriores a nuestra muerte que has ocultado con tanta gracia que casi lograste pasaran desapercibidos.
Pero las palabras ajenas se transportan a mi tímpano, enviando señales eléctricas a las neuronas que necias transmiten sensaciones a mi corazón.
Y entonces la punzada de dolor se conjuga con la inercia de la sonrisa falsa, de acusaciones fatales, de cuestionamientos inútiles y de una caída infinita en el túnel oscuro y frío de Sabato.
El malestar lo provoca darme cuenta que la ilusión se propaga en todas nuestras realidades. Que el pasado no goza de resurrección, que el presente no existe y el futuro jamás podrá pactarse. Que nuestro discurso se burla a mi espalda y que, por si no fuera suficiente la ráfaga de acontecimientos mediáticos, descubro que mis alucinaciones matemáticas tienen más vida que tu corazón inerte y que no sólo perteneces a la noche de su cabello, sino que además te arrastras dulcemente obedeciendo el conjuro esquizofrénico que emana de sus más sombrías pretensiones.
Y entonces mando que arda en la hoguera la hechicera y a ti te contemplo vaporosamente incinerado junto a ella mientras emito palabras apenas leves conjurando nuestras resurrecciones paralelas.

La Maga**

II


Nada golpeaba más que tus palabras mudas, que tu mano inerte, que las innumerables veces que me tope contra las piedras intentando encontrarte transparente, de todos los momentos en que me descubrí al margen buscando tu mirada o por lo menos cualquier rastro de aquellas palabras tuyas que me habían seducido tiempo atrás.
Ayer intenté volver en la rueda de los tiempos, difuminar con mi pincel los últimos momentos, vestirme de fortaleza, disfrazarme de sonrisa y me encontré nueva y dulcemente entretenida en esquivar memorias, contrarrestando tu esencia, envolviéndome en música con los ojos de vidrio y cristal para despertar con aquella soledad que acompaña toda una ilusión.

La Maga*

I


Y es que tal vez todavía perteneces a la noche de su cabello y descansas en las memorias de sus recuerdos atemorizándote por aquel lazo próximo que la aleja de ti por todo momento.
Tal vez sólo te confundió la soledad sumada a los instintos pasionales del erotismo y dijiste palabras hermosas que me envolvieron con sus propiedades curativas y delirantes.
Tal vez te confrontaste con la decepción de estas vidas tan polares, tan distantes, tan llenas de pasados que continúan en tiempo presente; quizá fue abismal el desencanto. Casi puedo vislumbrar tu mirada baja y tu boca que se entorpece buscando palabras inútiles para llenar el vacío. Puedo imaginarte pensativo, inmerso en sensaciones bajo una luna espectadora que susurra respuestas a tu oído.
Tal vez todo son tan sólo configuraciones matemáticas de mis percepciones que suman pistas, multiplican factores, dividen el tiempo entre nosotros, derivan e integran intentando revelar los pensamientos que expliquen tus acciones.
En estos últimos tiempos, nunca hasta este momento, se presentan ante mi mis sensaciones transparentes, se presentan desnudas sin falsos pudores; en estos momentos el sedante son los acordes de la guitarra y esa música blanca que baila con el reflejo turbio de mi espejo.
Y que incierto me sabe el minuto que nos espera. Tan incierto como cierto lo sabemos.
Y que aguda se siente la apendicitis del corazón enfermo.
Y que lejano se vislumbra ese momento mágico y difuso, envuelto en niebla y en acciones automáticas regidas por la inercia de la noche y el enamoramiento adolescente que musicaliza la ciudad de la furia.
Y que sonrisas me generan las remembranzas escritas y tu ternura de niño, la complicidad que nos guió a este momento y la cosquilla eléctrica de tu presencia, los detalles y pormenores que concebiste deseando alcanzar la fusión perfecta, los días de encanto y la ilusión de la incertidumbre.
Hoy la incertidumbre es lastimosa, se queja buscando el elixir descansando en los trastes y las cuerdas, en afirmaciones melódicas.
Tal vez todo son sólo los delirios de una fiebre anímica de 40 grados que aqueja mis sueños de princesa y entorpecen tus pasos desvirtuando aquel que sea tu indisoluble amor enamorado.
Por esto y más, no lo sientas, alégrate por que tienes alas, disfruta el laberinto borgiano y recuerda girar siempre a la izquierda.


La Maga*

Séptimo Pecado


No es sólo tu mente. Es la mente humana la misma mula terca que se obstina en materializar acciones contrarias al deber pero íntimamente ligadas a las más profundas pretensiones, fantasías y querencias endemoniadas.
Sin embargo, y aún con mi condición humana a cuestas, me vislumbro victoriosa sobre el pecado más mortal, el agravio más profundo contra el amor puro y apasionado; y miro hacia abajo y encuentro el cofre sagrado de tus reliquias -nuestras reliquias- consagrado al dios poderoso y magnánimo de siete unidades, custodiado por siete ángeles, por siete picas, por siete talismanes, rodeado de flores azules y música blanca.
Impenetrable, inquebrantable, con siete candados asegurados por tu magia.
Protegido por fuego eterno que arde sin consumir la madera preciosa.
Pero tu cofre ya no arde, se extinguieron las llamas con las lágrimas incontenibles de mis ojos de vidrio. Abierto de par en par. Lo has prostituido con un alma ajena al dios perfecto. Saboteado por un ejército de máscaras falsas, de risas estúpidas, de caricias que nacieron muertas, de entrega pasajera, de felicidad con sabor artificial, con pasión etílica, con besos que te saben a tabaco.
Y la música sonará difusa entre los recuerdos, se disolverá antes de llegar a tus oídos, y tu mano secará al conjugarse con la prótesis extensible que llevas a tu lado, las notas no serán melódicas, guardarán textura de burdel, de piernas abiertas.
Y la dulzura añorada tendrá un sabor amargo, y nunca jamás recuperarás el espíritu desflorado de la palabra fantástica que nos contiene a los dos.
Cuando lo concebiste ya era demasiado tarde. Tiraste el espíritu al vacío. Yo no me iré con él.

La Maga**

Un si


Todo se vuelve recuerdos difusos. Realidad vaga e infinita. Repaso el momento desaforado cuando el ambiente se vio embriagado de música y de lluvia, de escenario vacío, de acciones controladas por ceguera.
Recuerdo las máscaras, las actuaciones de disimulo, la realidad pasada que creímos sueño y delirio olvidado en la inconsciencia.
Vislumbro mis ojos buscándote, tu boca llamándome, pretextos que buscan momentos y espacios, circunstancias perfectas, sutil eufemismo, señales ligeras, inconciencias resucitadas en una nueva realidad, y repetimos las acciones esta vez a la luz del día, sin cuestionamientos, sin justificantes. Y te rodeas de polvo cósmico y mi mano esparce luces en todas direcciones que se mezclan con las partículas maravillosas, y el discurso de la magia nos envuelve en nuevas miradas, en renacidos suspiros, preguntas curiosas, tardes ociosas, noches abrazadas de la mística surreal que se conjuga con copos de nieve que enfrían el ambiente, que caen delicadamente y llamas voraces que encienden y acaloran corazones, pasiones y risas de ultramar.
Finalmente se apodera de mi la memoria de tus palabras –las mías también- que danzan con la música que repites una y otra vez, que se convierte en himno, que se transforma en romanza de jazz.
Y se abren los ojos y flotan en la atmósfera los pensamientos alados que te impiden dormir y que me incitan a soñar.

Tal vez entonces desmenuzaremos sensaciones cronopias, verdosas y húmedas que nos mantengan en el encanto de la fantasía imperiosa que se trasluce en un ahora de dimensiones perdidas, difusas y ricas de destellos fugaces y magia por encarnar.

La Maga**

Años Luz Después


Abrimos la ventana y dejamos que se filtrara entre nosotros la rueda de los tiempos.
El velo transparente del pasado nos envolvió con seda fina que entrelazó memorias cubiertas en urnas de cristal.

Recostamos la cabeza y con ojos dormidos viajamos por caminos paralelos, retrocediendo en los ayeres entre témpanos de hielo, máscaras ficticias, cartas sufridas, maravillosas y eternas; actuaciones de disimulo, sangre de fuego, escenarios diversos hasta descender suavemente en montañas aladas, rodeadas de espíritus fugaces y de niebla divina, con olor a lluvia y un cielo que llora del mismo modo que lo hacían mis ojos de cristal.

Revivimos la mística del suceso que se acompaño de música que ahora resuena hasta el fin del mundo y vislumbramos las manos entrelazadas bajo la atmósfera húmeda impregnada de tu perfume vago. Recorrimos los muros oscuros que murmuran y sonríen cuando notan el acercamiento tímido, apenas leve, titubeante y cálido. Reparamos en dos cuerpos fundidos por el alma que cantan con la tierra que recibe gozosa el agua derramada por el sol.

Admiramos el paisaje acogedor de la pureza encarnada en labios que se encuentran y riñen suavemente desconociendo el vacío, separados del mundo, en un sueño incontrolable.


Nuestros ojos despertaron transportados a una realidad diversa a años luz de la memoria mágica. Tres últimos acordes de guitarra musicalizan las risas que comparten emociones, que se jactan de la victoria del caballero amarillo de molinos de viento y el lagarto alado.

Entonces el impulso es auténtico y mis brazos estrechan fuertemente la caja torácica que guarda tu corazón puro y hermoso.

Entre piel negra faltó la lluvia. Y entonces comprendemos que la luna no llora por que tampoco lo hacen nuestros ojos tontos que se miran fijamente interpretando pensamientos ajenos, descifrando sensaciones propias con manos que adquieren memoria y repasan las mismas curvas y rectas que recorrieron tantos sueños atrás.

El ambiente se cubre de la misma neblina hermosa y lejana. Neblina que fluye como fluimos nosotros rodeados de vértigo y amor impetuoso.

Y entonces las bocas también adquieren memoria dactilar y aquellos segundos vestidos de seda nos saben a rosa que se funden sin espinas, sin mentalizar.


Los colores se disuelven y perdemos todos los sentidos, pues estos escapan y se focalizan en la mano que se aferra, en la lengua que juega, en el alma que se conjuga, en el amor y la pureza en penetrada realidad.

Al final y con amor gemelo contemplamos los últimos momentos desaforados y éstos no caben en mi sonrisa infinita, en la caricia eterna, en alfa y omega.

Regreso y surge un rayo de luz que ilumina mi semblante, mi mente y espíritu por que el lazo inquebrantable inunda mi esencia y la nueva memoria, reliquia sagrada, descansa imperiosa pues es el reflejo de nuestra dimensión exacta en la que siempre sobreviviremos.

La Maga**