14 jun. 2008

Secuela Musical Alucinógena


Podemos leer tu mente difusa y adivinar el pensamiento de convertirte en viento, en cristales infinitos que navegan y se pierden en paraísos de hielo.

Ting, ting, ting hacen los cristales que surgen en los poros y se levantan imperiosos, delicados y volátiles sobre cada pensamiento alado y entonces se dispersan y aterrizan en París.

De reojo vislumbran el club de la serpiente y bajo Les amouroux du Havre se vuelven lluvia y gotean tuc, tuc, tuc sobre el cabello de La Maga quien voltea y canta Mon amour t'en fais pas...

Y bajo una nueva oleada los vidrios transparentes se levantan dinámicos sobre montañas mestizas con rostros dolientes y resuena su voz entre algún capítulo perdido …es que es más fácil hablar de tristeza…

Se transfiguran, ya no queda transparencia bajo las tonalidades marrón de los granos de café y ya es mi pensamiento mi mano que toma un puñado y lo esparce sobre tu espalda blanca, violín que solloza y karma.

Trin, trin. Como tú.

Grano que metamorfosea en cenizas une pièce sans fenêtre avec vue sur mes pieds, ceniza soluble en agua y agua corrosiva de lluvia ácida clan, clan, clan y do menor. Que aburrimiento el polvo hasta tomar forma humana de pareja de tango, de amouroux du havre, y entonces i’m your princess for a night, maybe forever, we were dancers in the rain and it still remains.

Just a sunny day in Paris… antes de dejar de bailar con los brazos entrelazados bajo el aire que ya no sabe amargo para que entonces tu tímpano atento sonría cuando de mi boca surgen palabras vagas en francés imperfecto…mais je suis nuage… y me disuelvo en tus manos como delicado polvo blanco que se eleva a contraluz en torbellino claro de alcatraces difusos de polen alucinógeno y paredes cándidas con siluetas en caravana franca.

Nube espléndida de tormenta que encarna en opio aspirado en ritual sagrado entre serpientes y rostros indios de colores y penetración perfecta de tus, sus, mis pensamientos vagos, enamorados, generados bajo cuerdas y esplendor de la lluvia delicada, opio sagrado, sacra aspiración bendita de mi esencia de humo.

Humo escandalizado en flor de estación que pierde la razón bajo las primeras luces de octubre, humo que retorna a su forma de viento, hielos y cristales, ting, ting, ting, tuc, tuc, tuc, trin, trin; conexión cíclica en ojos de mar verde profundo, impenetrable y brillante de mundo congelado en copo de nieve.

Podemos leer tu mente divergente que acompaña a la nieve hacia los polos nuevamente en bifurcación perfecta y media de reloj de arena. Arena dorada de destello cósmico, arquetípica de mis profundas pretensiones, sensaciones ajenas a toda tu configuración de célula muerta.

Después del viaje de alucinaciones quiméricas te encontramos abierta a tu espiritualidad inmensa para desmenuzar tu esencia en materia armónica de cristal, de lluvia, de café, de nube, de opio, de sonidos y melodía. Al final sólo de pura-hermosa convergencia perfecta.

La Maga**

1 comentario:

Kaimpo dijo...

Ciertamente alucinógeno.