18 jun. 2008

...Un Cercle Fermé, Un baiser Ouvert...


De forma inesperada se conjugaron las miradas, los segundos de duda se fusionaron con el deseo imperioso de un lazo que hasta ahora se muestra inquebrantable, todas las palabras fueron inefables y atentos al discurso se transportaron a tierra lejana, a dimensión metafísica donde ella siente que sus piernas vibran, que se fundo en él mismo, que por segundos cruza aquel puente ahora levadizo.

Y sus palabras se remontan en alas de la verdad y en plena conciencia ella sonríe por que entiende que la historia no puede vivirse entre almas extrañas y ajenas. Ella entonces lo lee y se remonta a calles grises de Londres y París repasando historias casi literarias y la felicidad es perpetua y se aparta de cualquier expresión ajena por que en el humilde prado que en edén fue transformado ella lo encontró transparente y en ambiente de sabio círculo cerrado enamorado.

En los instantes de fugaz colapso se mostró milagroso el poder del dios perfecto que con hermosos sucesos esporádicos conjugó emociones, risas y declaraciones en instante destilado vestido en lluvia para que a partir de entonces no encuentren en analogía su corazón llorando.

Ella no ha confesado que su cuerpo tenía deseo de la memoria de los brazos, del olfato, del filtro enamorado; ni que cada partícula cósmica de espiritual esencia se volcaba honesta en el reconocimiento abstracto. Por que es así, todavía encuentra pertenencia de su existencia a su nombre italiano.

Clímax de lo incierto, orgasmo del pasado, éxtasis del tomo consumado en contacto robado, sustraído con descaro que ella ha perpetuado en minutos finitos en memoria, en uno, en noexistepalabra calificativa, en dos, corazón desaforado, tres, abrazo delicado e insensato, en cuatro, estiramiento inútil del tiempo precipitado, en cinco, remiendo de beso sacro, seis, Sinatra cantando, sept, en francés y con sortilegio de encanto.

La Maga**

1 comentario:

Caminante dijo...

Misterioso reptil idescifrable
y un eterno retorno
a veces propio y a veces ajeno...